Asociación Bancaria de Panamá

04.12.2014 10:47 Antiguedad: 4 yrs

COMUNICADO

En relación con la información que se ha hecho pública respecto de posibles delitos cometidos por funcionarios públicos y la información acerca de operaciones realizadas por dichos funcionarios en bancos miembros de la Asociación Bancaria de Panamá, consideramos necesario y obligante exponer nuestra posición al respecto.

Los bancos que operan en Panamá, la mayoría de los cuales son miembros de la Asociación, están sujetos principalmente a las reglamentaciones y la supervisión de la Superintendencia de Bancos. Dichas reglamentaciones contienen normas emitidas por medio de Acuerdos, Resoluciones y Circulares relativas a la apertura de cuentas, seguimiento de sus movimientos, políticas de conocer a su cliente, crear su perfil y vigilar que sus operaciones se enmarquen dentro de éste.  Igualmente, los bancos están sujetos a las inspecciones periódicas que realiza la Superintendencia para verificar el cumplimiento de dichas normas, que incluyen puntualmente operaciones que pretendan realizar Personas Expuestas Políticamente, tal como se definen en estas mismas normas.

Adicionalmente, cada banco por su propia cuenta utiliza y aplica  requisitos adicionales de acuerdo con su perfil de negocios y en atención a los parámetros establecidos por el Grupo de Acción Financiera (GAFI) que en algunos aspectos sobrepasan las normas locales.

Los bancos que operan en la plaza están también regidos y obligados por la Ley 42 de dos de octubre de 2000 “Que Adopta Medidas para Prevenir el Blanqueo de Capitales y el Financiamiento del Terrorismo”, entre cuyas disposiciones se exige a los bancos remitir a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) reportes de actividades sospechosas que se determinen de acuerdo con las normas, criterios y políticas antes citadas.

Para la aplicación de todo lo anterior, los bancos están obligados a contar con un departamento de cumplimiento a cargo de un Oficial de Cumplimiento, cuyas funciones y responsabilidades e incluso sus credenciales están dispuestas en las normas emitidas por la Superintendencia de Bancos. El Oficial de Cumplimiento es directamente responsable ante la Junta Directiva de su entidad. A este Oficial corresponde la obligación de informar a la UAF acerca de operaciones sospechosas que pudieran ser detectadas.

En recientes informaciones divulgadas por medios de comunicación son mencionados algunos bancos establecidos en Panamá miembros de nuestra Asociación que los relacionan con posibles delitos con participación de ex funcionarios públicos.

La situación planteada por las informaciones publicadas no constituye una condición general  del Sistema Bancario Nacional ni de los miembros de la Asociación. Estamos seguros  que cada uno de los bancos que puedan ser requeridos por las autoridades competentes encargadas de las investigaciones responderá de forma adecuada  acerca de sus situaciones particulares. Todos y cada uno de nuestros bancos miembros están obligados por los estatutos de nuestro gremio a acatar y cumplir con todas las normas legales, reglamentarias y administrativas del Estado y emanadas de las autoridades de Supervisión bancaria así como con las disposiciones de nuestra propia Asociación, muy en especial sobre temas que afectan la solidez, transparencia e imagen de nuestro Centro Bancario.

Fiel a sus objetivos y fines estatutarios, la Asociación Bancaria de Panamá, así como sus bancos miembros, están en disposición y a la orden de las autoridades competentes, para brindar su total apoyo con el fin de coadyuvar en lo sea posible en cualquier investigación, con base y apego a las disposiciones legales acerca del manejo de la información  bancaria.

La Asociación Bancaria de Panamá reitera ante la opinión pública su compromiso con la transparencia y la responsabilidad ineludible de todos sus miembros de cumplir con todas las disposiciones legales que rigen esta materia, y censura y repudia todo y cualquier tipo de actividad ilícita que se pretenda realizar por intermedio de sus asociados.

ASOCIACION BANCARIA DE PANAMA

Panamá, 2 de diciembre de 2014