cf-168 - page 31

Centro Financiero
[ 31 ]
ENTREVISTA
SECCIÓN
La actividad fiduciaria se desdobla en
dos grandes áreas: la de planeación
patrimonial y la fiducia mercantil. La
primera tiene por objeto organizar el
patrimonio de una persona o familia y
definir su transferencia a los suceso-
res o herederos una vez el beneficiario
principal fallezca. La segunda, es una
herramienta para estructurar y realizar
transacciones comerciales.
El fideicomiso de planeación patrimo-
nial es casi siempre un negocio a lar-
go plazo, pero menos utilizado, ya que
cuenta con un competidor importante,
que es la Fundación de Interés Priva-
do. La fiducia comercial, por otro lado,
principalmente la de garantía (que es la
que más se hace en Panamá) y la de
inversión, constituyen herramientas
valiosas en el mundo de los negocios
de hoy. A través de este tipo de fidei-
comisos también se manejan cifras
muy importantes, pero en su mayoría
se trata de flujos de más corto plazo,
mientras que se desarrollan proyectos
específicos.
Lo ideal sería atraer ambos tipos de
fiducia hacia el país, ya que podrían
representar importantes activos para el
centro bancario. Pero para ello, debe-
mos tener muy claro, conocimiento de
los productos con los que competimos,
a fin de ofrecer una propuesta de servi-
cios atractiva y bien estructurada.
¿Fortalezas del sistema finan-
ciero para el desarrollo de esta
actividad?
Nuestro sistema financiero posee ca-
racterísticas que le hacen especial:
el uso del dólar, el rol de nuestro país
como centro de intercambio comercial
internacional y el sistema impositivo
territorial que nos rige, constituyen im-
portantes fortalezas que, aunadas a un
recurso humano entrenado y un marco
legal robusto, hacen a Panamá muy
atractivo como centro fiduciario inter-
nacional.
¿Retos que se le presentan al
país para fortalecer el sistema?
En primer lugar, Panamá tiene ante sí
el importante reto de proyectarse como
una jurisdicción seria y transparente.
Lamentablemente los esfuerzos reali-
zados en el año 2015 para recuperar el
tiempo y el terreno perdido en las áreas
de Debida Diligencia y transparencia,
fueron opacados por los escándalos
que salieron a la luz pública duran-
te el año pasado, los cuales causaron
un importante daño a nuestra imagen
internacional, cuyos efectos se siguen
sintiendo. Lo que el país pudo haber
hecho oportunamente, con inteligencia
y con poder de negociación, ha tenido
que hacerlo bajo la presión de los entes
supranacionales y desde una posición
de completo sometimiento.
En segundo lugar, debiéramos tener
mayor conocimiento sobre el mercado
fiduciario. Es inexplicable que no sepa-
mos a ciencia cierta cuántas personas
laboran en el mercado fiduciario pana-
meño, cuáles son sus índices de ren-
tabilidad y el impacto que esta activi-
dad tiene en la economía del país. Nos
hemos conformado viendo crecer el
número de empresas fiduciarias y con
conocer cuál es el valor de los activos
fideicomitidos, cuando en realidad hay
tantos otros indicadores que serían de
gran valor al momento de determinar el
valor real y la contribución que la acti-
vidad representa para la economía del
país. Estos son elementos esenciales
para establecer una estrategia de de-
sarrollo para el sector. Y entonces nos
surge la pregunta, existe realmente tal
estrategia?
En tercer lugar, si Panamá realmente
desea desarrollar la actividad fiducia-
ria en todo su potencial, debe colocar
nuestra legislación fiduciaria al nivel de
otros países con los que competimos.
1...,21,22,23,24,25,26,27,28,29,30 32,33,34,35,36,37,38,39,40,41,...62
Powered by FlippingBook