revista-166 - page 42

[ 42 ]
Centro Financiero
REGULACIÓN
SECCIÓN
LA JUNTA DIRECTIVA DE LAS
ENTIDADES BANCARIAS
Siguiendo las corrientes modernas de
transparencia y administración en aten-
ción a los presupuestos antes indicados,
la Junta Directiva de la Superintenden-
cia de Bancos adoptó el Acuerdo Nº. 4
de 5 de septiembre de 2001, por el cual
se establecieron, por primera vez, los
lineamientos bajo los cuales las entida-
des bancarias establecidas en Panamá
debían adoptar normas sobre Gobierno
Corporativo para regir las relaciones
de los distintos órganos de los bancos,
el cumplimiento de sus deberes y la
conducción de los negocios. Su artícu-
lo primero consignó, como disposición
programática, lo que, para efectos de
esta regulación, comprendían las nor-
mas sobre Gobierno Corporativo para
los bancos, definiendo las mismas como
el “conjunto de reglas que ordenan en
forma transparente las relaciones y el
comportamiento entre la Gerencia Su-
perior del Banco, su Junta Directiva, sus
accionistas, sus depositantes y otros
participantes interesados, que producen
los objetivos estratégicos de la empresa,
los medios, recursos y procesos para
alcanzar dichos objetivos, así como los
sistemas de verificación del seguimiento
de las responsabilidades y controles co-
rrespondientes a cada nivel de la estruc-
tura del banco”.
El Acuerdo Nº. 4 fue derogado por el
Acuerdo Nº. 5 de 20 de septiembre de
2011. Este nuevo cuerpo normativo re-
coge las experiencias acumuladas a lo
largo de diez años desde la adopción
de las primeras regulaciones sobre go-
bernanza corporativa bancaria, corrige
algunas imprecisiones del Acuerdo No.
4 e introduce la figura del director in-
dependiente en las juntas directivas de
los bancos.
El artículo 2 del Acuerdo Nº. 5 define
el Gobierno Corporativo como “el con-
junto de reglas que guían las relaciones
entre la gerencia de la entidad, su di-
rectorio, sus accionistas y/o en su caso
la propietaria de acciones bancarias y
otros grupos de interés a fin de propor-
cionar la estructura a través de la cual
se fijan los objetivos y los medios de lo-
grar esos objetivos y determinar el sis-
tema de su monitoreo”. Como se puede
apreciar, esta disposición introduce
mayores diferencias de fondo respecto
de la definición originaria ofrecida por
el Acuerdo Nº. 4.
El Acuerdo Nº. 5, como lo hacía el
Acuerdo Nº. 4, constituye un cuerpo
normativo que fija disposiciones pro-
gramáticas y conceptuales de auto-
regulación, que deben observar los
bancos para adoptar sus propias nor-
mas o código de gobierno corporativo,
siguiendo las directrices establecidas
por la Superintendencia de Bancos en
dicho cuerpo legal.
En desarrollo de tales presupuestos,
el artículo 3 del Acuerdo Nº. 5 estable-
ce que “Un buen gobierno corporativo
para bancos incluirá, como mínimo:
a. Documentos que establezcan cla-
ramente los valores corporativos,
objetivos estratégicos, códigos de
conducta y otros estándares apro-
piados de comportamiento.
b. Documentos que evidencien el
cumplimiento de lo indicado en el
ordinal anterior y su comunicación a
todos los niveles de la organización.
c. Una estrategia corporativa equili-
brada frente a la cual el desempeño
global del banco y la contribución de
cada nivel de la estructura de gobier-
no corporativo pueda ser medida.
d. Una clara asignación de responsa-
bilidades y de las autoridades que
adoptan las decisiones, incorporan-
do los requisitos de competencias
individuales necesarias para ejercer
las mismas y una línea jerárquica
de aprobaciones requeridas en to-
dos los niveles de la estructura de
gobierno corporativo, hasta la junta
directiva.
e. El establecimiento de un mecanis-
mo para la interacción y coope-
ración entre la junta directiva, la
gerencia superior y los auditores
internos y externos.
f. Sistemas de controles adecuados
que incluyan a las funciones de
gestión de riesgos independientes
de las líneas de negocios y otros
pesos y contrapesos.
g. Aprobación previa, seguimiento y
verificación especial de las exposi-
ciones de riesgo, en particular en
concepto de facilidades otorgadas
bajo criterios de sana práctica ban-
caria, en donde existan conflictos
de interés.
h. Documentos que contengan la po-
lítica aprobada de reclutamiento,
inducción, capacitación continua y
actualizada del personal, los incen-
tivos financieros y administrativos.
i. La existencia de flujos apropiados
de información interna y hacia el
público, que garanticen la trans-
parencia del sistema de gobierno
corporativo, por lo menos en las si-
guientes áreas:
I. La estructura de la junta direc-
tiva (tamaño, membresía, califi-
caciones y comités) como tam-
bién el reglamento de la junta
directiva y su divulgación a los
accionistas.
II. La estructura de la administra-
ción general (responsabilidades,
1...,32,33,34,35,36,37,38,39,40,41 43,44,45,46,47,48,49,50,51,52,...60
Powered by FlippingBook