revista-164 - page 32

[ 32 ]
Centro Financiero
para controlar o manipular a la pareja
o hijos. Se manifiesta mediante abuso
verbal, psicológico, sexual, económico
o físico habitual. La violencia verbal y
psicológica se detectan con mayor difi-
cultad por no dejar huellas visibles.
Los agresores suelen venir de hogares
violentos y padecer trastornos psicoló-
gicos. Tienen un perfil de inmadurez,
dependencia afectiva (por carencias
afectivas), inseguridad, falta de control,
impaciencia e impulsividad. Su baja
autoestima lleva al violento a controlar
lo que su pareja hace pues se siente
inseguro. Minando la autoconfianza de
la víctima procura demostrarle que es
una inútil, incapaz de salir adelante por
si sola.
La influencia cultural, que fomenta la
abnegación en la mujer, y la desigual-
dad laboral contribuyen a alimentar la
sumisión y dependencia de la mujer. El
temor a las represalias, la dependencia
Por: Maria Elena de Rivera
María Elena de Rivera
Sociedad de Esposas de Banqueros
VIOLENCIA: SU REDUCCIÓN
A NUESTRO ALCANCE
económica y el miedo a perder los hi-
jos, parecen ser las principales razones
que la mantienen cerca del agresor. La
mujer expuesta al abuso habitual se
destruye psicológicamente, al punto de
considerarse merecedora del maltrato.
No sabe protegerse ni se percata del
peligro que corre.
Sin intervención profesional, hay una
gran posibilidad de que la violencia es-
cale y su severidad aumente; el agresor
no se detiene por si solo. Si la pareja
permanece junto a él, el ciclo comen-
zará nuevamente, escalando.
Crecer en una ambiente de miedo,
tensión y terror influye negativamente
en el desarrollo emocional. Las conse-
cuencias más comunes son el aban-
dono escolar, el uso de drogas, los
desórdenes psicológicos, la violencia
(repetición del patrón vivido) y la de-
lincuencia. Un círculo vicioso dañino
para la sociedad.
La violencia se define como el uso de la
fuerza para conseguir un fin, especial-
mente para dominar a alguien o impo-
ner algo. Sus causas son multifactoria-
les y multidimensionales.
Los narcisistas tienden a ser más
violentos, y los hombres más que las
mujeres, el desempleo y las carencias
económicas alimentan la agresividad al
igual que el hacinamiento y el calor; los
juegos, películas, letras de canciones o
imágenes violentas o el ver armas en el
entorno, especialmente en los jóvenes,
parecen fomentarla. El alcohol y algu-
nas drogas la potencian. La violencia
se imita.
Como nos dice Savater “Los valores
humanos se adquieren con el ejemplo”.
El valor disuasivo del castigo no se ha
podido comprobar.
La violencia intrafamiliar puede definir-
se como el uso deliberado de la fuerza
1...,22,23,24,25,26,27,28,29,30,31 33,34,35,36,37,38,39,40,41,42,...60
Powered by FlippingBook