revista-163 - page 51

Centro Financiero
[ 51 ]
20. El beneficiario final debe firmar
el Formulario IRS W-8 que corres-
ponde.
El concepto de beneficial owner
(beneficiario propietario) utilizado en los
formularios del IRS ha sido desvirtuado
y se confunde con el concepto de bene-
ficiario final. Los formularios de la serie
IRS W-8 se refieren al cuentahabiente o
titular de la cuenta al utilizar el término
beneficial owner y este puede ser una
persona natural o jurídica. En aquellos
casos en donde el cuentahabiente o
titular de la cuenta actúa en nombre
o representación de otro, es necesa-
rio utilizar el Formulario IRS W-8IMY
como establecimos anteriormente. Por
otro lado, el IRS no establece que es-
tos formularios deben ser firmados por
el beneficiario final, el presidente de la
entidad o por una persona específica.
Consistente con la legislación estadou-
nidense, estos formularios pueden ser
firmados por cualquier persona autori-
zada y la autorización, al igual que la
aceptación de la responsabilidad que
esto conlleva, se expresa firmando el
formulario y marcado una casilla al final
del mismo. El usar un firmante que no
sepa leer o que no comprenda las im-
plicaciones de lo que se firma pudiera
exponer a la firma a cargos adicionales
de ceguera conveniente en un proceso
judicial por evasión tributaria u otro de-
lito conexo.
Instituciones financieras locales, mal
asesoradas por cierto, le han estado
complicando la existencia a sus clien-
tes exigiendo que sea el beneficiario
final quien firme el formulario que co-
rresponde. Esta medida no solamen-
te pone en peligro la relación entre el
banco y el cliente, sino que también le
resta competitividad al sistema finan-
ciero de Panamá y a los servicios que
ofrecemos. Con el fin de mitigar riesgos
y minimizar los costos de cumplimiento
con FATCA, sería prudente que la Aso-
ciación de Abogados Internacionales
desarrollara estándares en conjunto
con la Asociación Bancaria de Panamá
y otros gremios que representan las
entidades financieras sujetas a FATCA.
Estos estándares podrían oficializarse
con resoluciones de las entidades gu-
bernamentales que regulan las activi-
dades y entidades sujetas a FATCA.
OTROS RIESGOS
El cumplimiento con FATCA demanda
la selección de consultores que ten-
gan vasta experiencia en el sistema
tributario de los EE.UU.. Además de los
riesgos analizados, las FFIs y NFFEs
están expuestas al riesgo adicional que
presentan clientes clasificados como
entidades financieras limitadas, los in-
gresos en especie que resultan del uso
de bienes fideicomitidos por parte de
algunos beneficiarios, los destinatarios
de fondos en transacciones estructura-
das o instrucciones en un fideicomiso,
y el desconocimiento de los informes
que hay que proporcionarle a los clien-
tes que son contribuyentes estadouni-
denses para cumplir con FATCA.
Conclusión
La implementación de FATCA es un
hecho y no hay marcha atrás como
pensaban algunos. Ya hay un caso por
$500 millones en los tribunales esta-
dounidenses en donde se deslinda la
responsabilidad de una potencial vio-
lación de esta ley –este caso involucra
entidades en Panamá. El cumplimiento
con esta ley foránea trae consigo ries-
gos que siguen en aumento por errores
y malas interpretaciones, al igual que
por el desconocimiento de la ley tri-
butaria de los EE.UU. La única manera
de mitigar los riesgos de cumplimiento
con FATCA es utilizar los servicios de
consultores con la experiencia debida y
comprobada.
1...,41,42,43,44,45,46,47,48,49,50 52,53,54,55,56,57,58,59,60
Powered by FlippingBook