revista-163 - page 43

Centro Financiero
[ 43 ]
ende no es de alguien. Hay muchas per-
sonas que tienen este concepto erró-
neo cuando hablan de: “mi fundación”.
El fundador que crea una fundación
irrevocable queda sin derechos, una
vez constituida la fundación y pactados
sus deseos en el Acta Fundacional o
el Reglamento de la Fundación, salvo
que también sea beneficiario, protec-
tor, o parte del consejo fundacional que
como ya fue mencionado, se encarga
de administrar los bienes. También, se
puede redactar una fundación dotando
de derechos al fundador, aunque esto
es menos común.
Como protección de activos, también
sirve como “Sociedad Holding”, esto
ya que la fundación puede ser la te-
nedora de las acciones de una socie-
dad, recibir dividendos y rentas de los
bienes. Ahora bien, a diferencia de las
sociedades anónimas, la fundación de
interés privado no podrá ser utilizada
para fines de lucro ni llevar actividades
mercantiles de manera habitual. Su ob-
jetivo es únicamente la administración
del patrimonio de la fundación. Podrá
vender o adquirir bienes para la funda-
ción como cualquier persona natural y
de acuerdo a lo establecido en el Có-
digo Civil, pero no podrá ser utilizada
como una sociedad dedicada al comer-
cio lo cual constituye una desventaja
en este sentido, para lo cual sirven las
sociedades anónimas, que sí pueden
obtener un aviso de operación. Siendo
así, la fundación, un complemento ideal
para la protección de activos de las so-
ciedades como figura de sociedad Hol-
ding, así las acciones de una sociedad
no estarán emitidas a nombre de una
persona natural, sino a nombre de una
Fundación de Interés Privado.
Una de las formas más interesantes
para la cual sirven las fundaciones de
interés privado, es para organizar el pa-
trimonio dado en herencia. No hay que
ir a un proceso de sucesión para que los
herederos reciban el patrimonio, como
sucede en los testamentos, el cual toma
tiempo, dinero en abogados, además
de posibles pretensiones de acreedo-
res de la persona fallecida, como lo son
acreedores de deudas. Claro está, que
la donación de estos bienes a la funda-
ción no sea producto de un acto para
defraudar posibles acreedores. De esta
manera, se puede disponer que cierta
parte del patrimonio o su totalidad sea
entregada al hijo, cónyuge, o cualquier
beneficiario, al cumplirse cierta edad o
1...,33,34,35,36,37,38,39,40,41,42 44,45,46,47,48,49,50,51,52,53,...60
Powered by FlippingBook