revista-163 - page 40

[ 40 ]
Centro Financiero
custodio autorizado es la de simple
depositario y custodio del certificado de
acción. También se desprende de dicha
disposición que el titular de las accio-
nes deberá divulgar la identidad del
custodio autorizado al acreedor para
que éste pueda comunicarle la consti-
tución de la prenda.
Pareciera desprenderse del texto de
dicha regulación que la prenda se per-
fecciona con la simple comunicación
de su constitución por el propietario
al custodio autorizado, complementa-
da con el suministro de los datos del
acreedor prendario. Sin embargo, con
el señalamiento de su oración final
que “Ante tal notificación el custodio
autorizado procederá a formalizar su
relación con el acreedor y con el deu-
dor prendario en calidad de depositario
prendario”, se deja entrever que, por el
contrario, será necesario convenir su
contratación como tal y que su calidad
de custodio autorizado no lo hace, por
ese solo hecho, ser, también, deposi-
tario prendario. Pensamos que, de no
acordar la doble prestación de sus ser-
vicios, el custodio autorizado podrá ser
reemplazado por otro que esté dispues-
to a hacerlo.
Destacamos, igualmente, que estas
disposiciones no establecen atribu-
ciones o deberes del custodio como
depositario prendario, por lo que con-
sideramos que su rol se limitará a dar
certeza al acreedor prendario de que
las acciones quedan inmovilizadas, a
menos que en su contratación como
depositario se convengan otras faculta-
des complementarias.
De ejecutarse la prenda sobre las ac-
ciones de conformidad con los términos
del contrato, en caso de incumplimien-
to de la obligación garantizada, el ar-
tículo 16 de la Ley dispone que dicha
ejecución “no se considerará perfec-
cionada hasta que el custodio auto-
rizado sea notificado por escrito de la
ejecución por el acreedor prendario y
éste le entregue la declaración jurada
a que se refiere el numeral del artícu-
lo 9”. Obsérvese que, de conformidad
con dicha regulación, será el acreedor
quien notifique al custodio autorizado la
ejecución de la garantía, sin que éste
tenga que validar con el accionista/
deudor el incumplimiento de la obliga-
ción. Presumimos, sin embargo, que
las partes establecerán en el contrato
algún mecanismo de validación a fin de
amparar los derechos del accionista y
evitar que el acreedor actúe a la ligera.
De conformidad con el texto de la nor-
ma, pareciera que el custodio autoriza-
do tampoco tiene participación activa
en la ejecución de la garantía prendaria;
su rol se limitaría al de mero custodio
de los títulos accionarios pignorados, al
disponer el artículo que para que la eje-
cución de la garantía se entienda per-
feccionada, es decir, que haya mediado
el traspaso de la propiedad de las ac-
ciones al acreedor prendario de acuer-
do con lo que se haya dispuesto en el
contrato de prenda, el propio acreedor
prendario le debe notificar de la ejecu-
ción, es decir, de la transferencia de la
titularidad accionaria, complementado
con la entrega de la declaración jurada
de propiedad a que alude el artículo 9
de la Ley y el nombre del agente resi-
dente de la sociedad emisora de las ac-
ciones. De ello se deduce que la prenda
se ejecutará según los términos esta-
blecidos en el contrato y que el custo-
dio autorizado tomará como buena la
palabra del acreedor prendario sobre el
traspaso de la propiedad al ser él quien,
por ley, deba comunicar al custodio au-
torizado la ejecución de la garantía.
Dada la ausencia de regulación en la
Ley para la formalización del contrato
de prenda entre acreedor y deudor so-
bre las acciones emitidas al portador,
su perfeccionamiento quedará sujeto
a las disposiciones contenidas en el
Código de Comercio, integrándolas con
las disposiciones de la Ley. El Artículo
814 de dicho cuerpo legal preceptúa
que “La prenda mercantil deberá cons-
tituirse con las mismas formalidades
que el contrato a que sirve de garantía.
Sin embargo, en los préstamos ban-
carios la prenda mercantil será válida
cuando ha mediado entrega de la cosa
al acreedor o a un depositario elegido
por el acreedor y el deudor, y el con-
trato se ha hecho constar en cualquier
forma escrita. Tal contrato producirá
efecto contra tercero desde la fecha del
respectivo documento sin necesidad de
autenticación ni formalidad especial al-
guna. La falta de documento escrito no
podrá oponerse por el deudor cuando
ha mediado entrega de la cosa, pero sí
por sus acreedores”.
Dados los nuevos requisitos de la Ley,
el acreedor no podrá recibir la tenen-
cia de las acciones y el depositario a
que alude la norma tendrá que ser,
forzosamente, el custodio autorizado.
El contrato se celebrará en forma pri-
vada, teniendo las partes la libertad de
establecer los términos y condiciones
que estimen conveniente. Lo esencial
para su perfeccionamiento será, como
dispone el artículo 15 de la Ley, que
se notifique al custodio autorizado la
constitución de la prenda y las señas
particulares del acreedor.
En cuanto a la ejecución de la garan-
tía prendaria, el artículo 820, también
del Código de Comercio, dispone que
“En caso de incumplimiento y si no se
hubiese pactado un modo especial de
1...,30,31,32,33,34,35,36,37,38,39 41,42,43,44,45,46,47,48,49,50,...60
Powered by FlippingBook