revista-163 - page 38

[ 38 ]
Centro Financiero
lidez de la designación del heredero de
tales acciones al fallecimiento de quien
haya dejado en vida la disposición he-
reditaria a que se refiere este artículo”.
Es de destacar que no está claro a qué
reglamento se refiere la norma. Enten-
demos que corresponde a las normas
de regulación o distribución que le im-
parta el propietario al custodio autori-
zado.
De esos preceptos deriva que, para
que tenga eficacia esta particularidad
de modalidad de tradición de las ac-
ciones se tendrán que haber satisfecho
dos condiciones: 1. Que el accionista
haya dejado disposiciones hereditarias
respecto de las acciones y 2. Que tales
disposiciones se las haya comunicado
al custodio autorizado.
Cumplidas tales condiciones, operará
el traspaso de las acciones por suce-
sión de manera automática, por dis-
posición de la Ley, sin requerirse de
proceso de sucesión y de declaratoria
de heredero por decisión judicial, como
lo establecen las oraciones finales del
artículo 13, al señalar el nombramiento
de heredero de las acciones emitidas al
portador no confiere derecho de pro-
piedad sobre estas. En consecuencia,
únicamente se tendrá como propietario
a la persona o personas que el titular
de las acciones haya nombrado como
herederos.
Reiteramos, que la existencia de dispo-
siciones legales en materia hereditaria
en el domicilio del propietario de las
acciones emitidas al portador, dadas
en custodia, no serán oponibles al cus-
todio autorizado ni afectarán la validez
de la designación del heredero de tales
acciones al fallecimiento del accionista.
Luego, el traspaso de las acciones será
automático y operará de pleno derecho,
con el solo fallecimiento del propietario,
sin que sean oponibles reglas de suce-
sión, respetándose, sin excepción, la
voluntad del causante.
Obsérvese, además, que la norma no
requiere que el heredero entregue una
declaración jurada como lo demanda
el artículo 13 para la cesión de las ac-
ciones en vida. Suponemos que ello se
debe a que el accionista/causante ha-
brá identificado al o a los herederos a
suficiencia y que el custodio autorizado
le requerirá la información que deman-
da la Ley para la declaración jurada. En
todo caso, nada impide al custodio au-
torizado exigir a los nuevos accionistas
la expedición del referido documento a
fin de validar su propiedad para todos
los efectos legales, en virtud de lo que
señalan los artículos 8 y 9 de la Ley, en
cuanto a que “Se tendrá como propie-
tario de las acciones emitidas al por-
tador a la persona que figure como tal
en la declaración jurada”, como quedó
comentado al analizar la emisión de las
acciones.
1...,28,29,30,31,32,33,34,35,36,37 39,40,41,42,43,44,45,46,47,48,...60
Powered by FlippingBook