revista-163 - page 37

Centro Financiero
[ 37 ]
dio autorizado por cuanto no se da una
entrega física del título accionario.
De la novedosa norma se despren-
de que la enajenación de acciones al
portador será un acto particular entre
el titular y el cesionario, en el que no
interviene la sociedad, dado que esta
no es notificada del traspaso. El cus-
todio autorizado será el único tercero
que tendrá conocimiento de la cesión y
de la identidad del nuevo titular de las
acciones al tener que ser notificado de
la misma y recibir la declaración jura-
da de propiedad del nuevo accionista.
Destacamos, además, que el custodio
autorizado no está requerido de comu-
nicar a la sociedad, ni al agente resi-
dente de la sociedad, el traspaso de la
titularidad accionarial.
Con ello, se garantiza a los accionistas;
cedente y cesionario, que sus identi-
dades se preservan que será sólo por
conducto del custodio autorizado y
ante requerimientos judiciales, que sus
nombres podrán ser divulgados a auto-
ridades panameñas.
LA TRANSFERENCIA POR SUCE-
SIÓN HEREDITARIA DE ACCIO-
NES EMITIDAS AL PORTADOR
La Ley introduce la novedad de esta-
blecer disposiciones particulares sobre
transferencia de acciones emitidas al
portador por causa de muerte, que pre-
valecerán sobre cualquier regulación
testamentaria que haya podido adoptar
el accionista, y con independencia de
la existencia de disposiciones legales
sobre sucesión, con lo que se pres-
cinde de los procesos judiciales que
deben tener lugar para el traspaso de
acciones emitidas en forma nominativa
como modo de heredar.
Por virtud del artículo 13 “Toda re-
gulación hereditaria que haya dejado
en vida el propietario de las acciones
emitidas al portador con respecto a la
propiedad de estas, y que le haya sido
comunicada al custodio autorizado por
escrito y de acuerdo con las formalida-
des que establezca el reglamento que
para tal efecto se elabore, será válida
y tendrá prevalencia sobre cualquier
derecho de sucesión, ya sea testamen-
tario o intestado. El nombramiento de
heredero de las acciones emitidas al
portador no confiere derecho de pro-
piedad sobre estas. En consecuencia,
únicamente se tendrá como propietario
a la persona o personas que se hayan
nombrado como herederos, una vez
ocurra el fallecimiento de quien haya
dejado en vida la disposición heredi-
taria a que se refiere este artículo, sin
que para ello se requiera declaratoria
por sentencia judicial. La existencia de
disposiciones legales en materia here-
ditaria en el domicilio del propietario de
las acciones emitidas al portador, da-
das en custodia, no serán oponibles al
custodio autorizado ni afectarán la va-
1...,27,28,29,30,31,32,33,34,35,36 38,39,40,41,42,43,44,45,46,47,...60
Powered by FlippingBook