revista-163 - page 32

[ 32 ]
Centro Financiero
documentos que demanda el artículo 7
antes citado.
El procedimiento y la formalidad para la
contratación y nombramiento del cus-
todio autorizado carecen de regulación.
Como se vio, el artículo 3 de la Ley se
circunscribe a ordenar a todo propie-
tario de acciones emitidas al portador
designar a un custodio autorizado para
que mantenga el resguardo de los tí-
tulos accionarios. Como complemento
de ello, según se vio, el artículo 4, tam-
bién de la Ley, se limita a señalar que
los certificados de acciones al portador
emitidos con anterioridad a la entrada
en vigencia de la Ley deberán ser en-
tregados a un custodio autorizado, jun-
to con la declaración jurada a que se
refiere el artículo 8 dentro de período
de transición de tres años que concede
la Ley. En igual sentido amplio, el ar-
tículo 5 de dicho cuerpo legal dispone
que el ente legal emisor de los títulos
accionarios expedidos al portador con
posterioridad a su entrada en vigencia
deberá entregarlos al custodio autori-
zado nombrado por el propietario. De
ello se deduce que la sociedad no es
parte de la relación contractual con el
custodio autorizado. Corresponderá
al accionista, en consecuencia, hacer
por su cuenta la selección y contrata-
ción del custodio autorizado. Ante la
ausencia de regulación, dicho vínculo
será de naturaleza privada, sujeto a los
términos y condiciones que convengan
el inversionista o accionista con el cus-
todio autorizado dentro del ámbito de
la libertad de contratación que rige las
relaciones contractuales en general.
Para el caso de acciones emitidas al
portador con posterioridad a la entra-
da en vigencia de la Ley, como quedó
dicho, el artículo 5 dispone en su se-
gundo párrafo que “[…] el propietario
deberá proporcionar a la sociedad emi-
sora el nombre completo del custodio
autorizado, su dirección física y los da-
tos de una persona a la que la sociedad
emisora podrá contactar en caso de ser
necesario, con indicación de un número
de teléfono y dirección de correo elec-
trónico o número de fax”.
Para las acciones emitidas al portador
con anterioridad a la entrada en vigen-
cia de la Ley, como también se men-
cionó, esta, por el contrario, guarda si-
lencio sobre la forma o manera en que
la sociedad tomará conocimiento de la
designación e identidad del custodio
autorizado. El sentido común y la lógi-
ca pudieran hacer pensar que sería el
propio accionista quien hiciera la notifi-
cación al ente legal. Sin embargo, no es
así. Ante la ausencia de regulación ex-
presa y dada la generalidad de la nor-
ma, se tendrá que observar el artículo
17 de la Ley que, como quedó dicho,
establece un particular método de noti-
ficación de la designación del custodio
autorizado.
Recuérdese que dicha disposición de-
manda que en un término que no ex-
ceda de diez días, luego de que haya
sido designado como custodio autori-
zado, este deberá notificar por escri-
to al agente residente de la sociedad
emisora de su designación como tal,
para que éste, en igual plazo, notifique
a la sociedad emisora de la entrega en
custodia de los certificados de acciones
emitidas, con indicación del nombre y
señas particulares del custodio autori-
zado”.
Como habíamos adelantado, como di-
cha norma no hace discriminación so-
bre la fecha de emisión de las acciones
al portador, pudiera concluirse que la
misma se aplicará indistintamente para
acciones emitidas al portador antes o
después de la entrada en vigencia de
la Ley. Sin embargo, por el principio
rector de la prevalencia de normas de
contenido especial sobre disposiciones
generales, favorecemos la aplicación
de los mandatos contenidos en los ar-
tículos 5 y 9 de la Ley, por lo que para
las acciones emitidas con posterioridad
a la vigencia de la Ley, será la socie-
dad quien, por cuenta del accionista,
entregue las acciones y la declaración
jurada al custodio autorizado, mientras
que para las acciones emitidas con an-
terioridad, se deberá observar el proce-
dimiento del artículo 17.
En otro orden de ideas, obsérvese que
el artículo 17 requiere únicamente que
el custodio autorizado notifique “su
designación como tal” al agente re-
sidente. Pareciera, en consecuencia,
que la comunicación en cuestión será
genérica, indicándose únicamente que
se le ha nombrado como custodio y
describiendo el título accionario recibi-
do en cuanto a cantidad de acciones,
número de certificado de registro y fe-
cha de emisión del título, sin divulgar la
identidad de su tendedor. Nótese que lo
mismo ocurre con la comunicación que
tiene que hacer el agente residente a la
sociedad.
Sin perjuicio de tratarse de una relación
contractual, el artículo 19 de la Ley
permite al custodio autorizado renun-
ciar a su nombramiento. La norma en
cuestión demanda, sin embargo, que
la renuncia sea notificada por escrito al
propietario de las acciones y al agente
residente de la sociedad emisora, con
no menos de quince días de anticipa-
ción a la fecha en que cesará la pres-
1...,22,23,24,25,26,27,28,29,30,31 33,34,35,36,37,38,39,40,41,42,...60
Powered by FlippingBook