revista-163 - page 28

[ 28 ]
Centro Financiero
la sociedad los certificados de las ac-
ciones y la declaración jurada al custo-
dio autorizado, este tenga que comuni-
car al agente residente el cumplimiento
de dicha formalidad para que él, a su
vez, le notifique al ente legal la desig-
nación del custodio y la entrega de los
documentos en cuestión. Ello, resulta
procedente, a nuestro parecer, para las
sociedades organizadas con anteriori-
dad a la entrada en vigencia de la Ley
por cuanto, como se vio, los artículos
4 y 8 no prevén un procedimiento di-
recto de notificación de la designación
del custodio y el cumplimiento de en-
trega de los certificados de acciones y
la declaración jurada por conducto del
ente legal.
Adelantamos, como se explicará más
adelante, que la participación del
agente residente en el proceso de no-
tificación del custodio autorizado a que
alude el artículo 17 guarda relación con
la custodia de certificados de acciones
por custodios extranjeros.
Es de destacar que la Ley 18 también
introdujo en el artículo 4 el párrafo pre-
viamente citado al comentar el artículo
5 de la Ley, que dispone que “La junta
directiva de la sociedad o su asamblea
de accionistas deberá autorizar que la
sociedad se acoja al régimen de cus-
todia creado por la presente ley y di-
cha autorización deberá ser inscrita en
el Registro Público”. En tal virtud, para
que las sociedades anónimas consti-
tuidas con anterioridad a la entrada en
vigencia de la Ley puedan preservar la
capacidad de emitir acciones al porta-
dor será necesario que cualquiera de
sus órganos corporativos adopte la re-
solución en cuestión y proceda con su
inscripción en el Registro Público antes
del 31 de diciembre de 2015.
Ya sea que se trate de sociedades
constituidas con anterioridad a la en-
trada en vigencia de la Ley, o con pos-
terioridad, los artículos 8 y 9 coinciden
en establecer que se tendrá como titu-
lar de las acciones emitidas al portador
a quien aparezca identificado como tal
en la declaración jurada. Así, con esta
inmovilización de acciones que institu-
cionaliza la Ley se mantienen las ac-
ciones al portador y preserva la reserva
o privacidad de la identidad del titular
de las acciones frente a terceros y a la
propia sociedad, siendo sólo conocida
por el custodio autorizado. La sociedad
anotará únicamente en el registro de
accionistas una reseña sobre la identi-
dad del custodio de los certificados en
el asiento de las acciones respectivas.
De ello deriva que para el caso de so-
ciedades constituidas con posterioridad
a la vigencia de la Ley, el ente legal
tendrá conocimiento de la identidad de
los accionistas originarios de las accio-
nes al recibir del inversionista la decla-
ración jurada que acredita su nombre
para su envío al custodio autorizado,
cosa que no ocurrirá con las socieda-
des existentes al momento de la entra-
da en vigor de la Ley al no recibir dicha
información.
Con la Ley también ha quedado su-
brogada de manera implícita la forma
de acreditar la identidad del titular de
las acciones en las asambleas de ac-
cionistas. Por la naturaleza de los tí-
tulos accionarios emitidos al portador,
el artículo 46 de la Ley de Sociedades
Anónimas dispone que “En caso de ac-
ciones emitidas al portador, el portador
tendrá derecho en las Juntas de Accio-
nistas a un voto por cada acción con
derecho a votar, para la cual presentará
en dicha reunión el certificado o certifi-
cados correspondientes, o la prueba de
su derecho, en la forma que prescriban
el pacto social o los estatutos”. Esto
obedece al hecho de que, como se verá
al comentar el artículo 36 de la Ley de
Sociedades Anónimas, la identidad del
propietario de las acciones al portador
no se anota en los registros accionarios
de la sociedad; previo a la entrada en
vigencia de la Ley, se tenía como ac-
cionista, salvo prueba en contrario, al
tenedor del título que lo presentara en
la asamblea.
A partir de la entrada en vigencia de la
Ley, ante la imposibilidad del accionis-
ta de presentar el título accionario por
razón de su resguardo, éste deberá
presentar a la sociedad al momento de
comparecer a la asamblea una certifi-
cación expedida por el custodio auto-
rizado en que acredite su propiedad.
Dicha certificación se expedirá en aten-
ción al numeral 5 de los artículos 10 y
11 de la Ley que, como veremos cuan-
do comentemos la figura del custodio
autorizado, le confiere la atribución de
emitir certificaciones en las que cons-
te la identidad del propietario cuando
sean requeridas mediante orden ju-
dicial, por el propietario o el acreedor
prendario de estas. La certificación alu-
dida sería aceptada por la sociedad al
conocer esta la identidad del custodio
autorizado.
Finalmente, destacamos que, por virtud
del artículo 21 de la Ley, en el even-
to de que el titular de acciones emiti-
das al portador con anterioridad a su
entrada en vigencia no cumpla con la
designación del custodio autorizado y
la entrega a este de los certificados de
acciones y la declaración jurada al 31
de diciembre de 2015, será sancionado
con la inhabilitación permanente de sus
1...,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27 29,30,31,32,33,34,35,36,37,38,...60
Powered by FlippingBook