revista-162 - page 6

[ 6 ]
Centro Financiero
cial que se refiere a la irretroactividad
de los fallos de inconstitucionalidad.
En el año 2012, el entonces magis-
trado presidente de la Corte Suprema
de Justicia, Licdo. Alejandro Moncada
Luna, envió nota a la Asamblea Nacio-
nal fechada 31 de enero. En la nota se
refirió al fallo de 25 de enero de 2011
que declaró inconstitucional la ley que
revocó la Sala Quinta, señalando expre-
samente que “ … en varios puntos del
mismo, se indica clara y taxativamente
que con dicha sentencia, recupera su
vigencia la citada Ley 32 (Sala Quinta)”.
En nuestro concepto para que esta
recuperación tuviera efecto vinculan-
te, debió manifestarse en la parte re-
solutiva del susodicho fallo de 25 de
enero de 2011 de la Corte Suprema
de Justicia. Es decir, se debió resolver
expresamente que por autoridad de la
ley; la Sala Quinta recuperaba su vi-
gencia. Y la Corte contaba con prece-
Por: Julio E. Linares Franco
Bufete Tapia, Linares y Alfaro
LA REVIVISCENCIA
DE LA LEY EN PANAMÁ
dentes para hacerlo, a saber, los fallos
de 27 de octubre de 1993 y de 31 de
enero de 1994, ambos de la Sala Ter-
cera de la Corte Suprema de Justicia.
Pero esto no sucedió. Sólo se mencio-
nó someramente en la parte motiva del
fallo de 25 de enero que la Ley 32 de
1999 que creó la Sala Quinta quedaba
vigente, lo cual no es suficiente. A pe-
sar del aparente desliz en no resolver
expresamente sobre la reviviscencia de
la Sala Quinta, se entendería que por
el principio de respeto a la integridad
de sus propios fallos, la Ley 32 que
creó la Sala Quinta revivía de manera
automática. Pero hay normas jurídicas
en el derecho panameño que impiden
la reviviscencia automática de una
norma jurídica, cuya ley que la derogó
posteriormente hubiese sido declarada
inconstitucional (al igual que deroga-
da), y por ende que impiden la vigencia
inmediata de la Sala Quinta. Además
el artículo 206 de nuestra Constitución
Política, incluye entre las atribuciones
El efecto de recuperación de la vigencia
de una ley, luego de haber sido dero-
gada por otra, es lo que se califica en
doctrina como reviviscencia, para po-
nerlo en términos sencillos. Significa
que la ley recobra su vigencia después
de haberla perdido, en base a la dero-
gatoria o inconstitucionalidad de la ley
que la derogó. Iniciamos este análisis
con un ejemplo específico de inconsti-
tucionalidad de una ley que deroga, ya
que en el caso de la derogatoria de la
norma que a su vez derogó, a ésta se
refiere la ley panameña en el artículo
37 del Código Civil. No así al tema de la
declaración de inconstitucionalidad de
la norma que deroga, teniendo en este
caso que recurrirse al artículo 326 de
nuestra Constitución Política (totalmen-
te olvidado o tergiversado por los de-
fensores de la reviviscencia automática
en los fallos de inconstitucionalidad), el
cual debe interpretarse en su contexto
con el susodicho artículo 37 del Código
Civil y el artículo 2573 del Código Judi-
1,2,3,4,5 7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,...60
Powered by FlippingBook