revista-161 - page 21

Centro Financiero
21
personas distintas al propio fideicomi-
tente y al fiduciario; contrario a la reco-
mendación número 25 que reza sobre la
debida identificación de los clientes, que
dice que los fiduciarios de todo fideicomi-
so expreso debe conservar la información
adecuada, precisa y actualizada sobre el
beneficiario final del propio fideicomiso,
incluyendo los demás participantes del
contrato fiduciario como lo son protecto-
res, fideicomitentes y toda categoría de
beneficiarios o cualesquiera otra persona
natural que ejerza control efectivo sobre
el fideicomiso.
Según la recomendación 25, los fiducia-
rios no deberían ser penados por brindar
a las instituciones financieras y APNFD
información sobre los beneficiarios fina-
les del fideicomiso, otros participantes
como protectores y de los bienes ad-
ministrados o en custodio en virtud del
contrato fiduciario. Así, pues, que nos
encontramos frente a otra falencia desde
la perspectiva del cumplimiento de las 40
recomendaciones; razón por la que nos
queda a las empresas fiduciarias aco-
gernos a las recomendaciones del GAFI
y completar la debida diligencia tanto
del fideicomitente, beneficiario y demás
partes que tengan el control sobre los
fideicomisos que administramos, yendo
más allá de lo que el Acuerdo 12-2005,
requiera como sana práctica.
Ya teniendo pleno conocimiento de las
partes a quienes debemos procurarles
la debida diligencia, en concordancia a
la recomendación 25 que ya analizamos,
nos surge el siguiente cuestionamiento:
¿qué tipo de debida diligencia debemos
aplicar a los clientes de nuestras em-
presas fiduciarias? Pues la respuesta
es de conocimiento público y fácil para
los que nos manejamos en el ámbito de
prevención de blanqueo de capitales y
financiamiento del terrorismo: “Una de-
bida diligencia basada en riesgo”, como
la supervisión que nos debe hacer la
Superintendencia de Bancos, según lo
dispuesto en la recomendación número 1
“Evaluación de riesgos y aplicación de un
enfoque basado en riesgos”. Dicho esto
vale indicar que para el negocio de banca
existen diferentes acuerdos que versan
sobre los diferentes tipos de riesgo que
rodean al negocio bancario como tal ya
sea riesgo de crédito, riesgo operativo,
riesgo tecnológico, entre otros.
Pese al gran desarrollo del tema, norma-
tiva y guías para el negocio de Banca, en
el área fiduciaria entendemos que por la
separación de funciones de supervisión
y regulación, entre otros factores no se
ha emitido acuerdo alguno que amplíe
los puntos principales y focales de los
riesgos en torno al negocio fiduciario, en
el cual se involucra la administración de
propiedades, fondos, inversiones y acti-
vos en general de conformidad al contra-
to de fideicomiso respectivo.
Si bien la recomendación 1 abarca hasta
a otras instituciones financieras como a
las APNFD, que identifiquen, evalúen y
1...,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20 22,23,24,25,26,27,28,29,30,31,...68
Powered by FlippingBook