revista-161 - page 11

Centro Financiero
11
pueden evitarse transfiriendo bienes
“mortis causa”, aun antes de la muerte.
Esta larga lista de potenciales dificulta-
des puede evitarse legalmente haciendo
uso del Fideicomiso y de la Fundación de
Interés Privado, conforme se explica arri-
ba en el presente escrito.
Pero si rasguñamos las leyes de la Re-
pública, podemos notar que hay excep-
ciones a la regla general, que permiten
transmitir por causa de muerte ciertos
bienes, a través de procedimientos pri-
vados, sin necesidad de testamento ni
proceso judicial. Y en virtud de que hay
clientela que pregunta de vez en cuando,
las enumero para facilidad de quien sus-
cribe el artículo y del lector:
1. La Ley Bancaria (Decreto Ley 9 de
1998, cuyo Texto Único se encuen-
tra en el Decreto Ejecutivo No. 52 de
30 de abril de 2008) nos dice en su
artículo 219, que se puede designar
beneficiarios en cuentas de depósitos
bancarios, de tal forma que en caso
de fallecimiento del titular, el saldo
podrá ser pagado directamente, sin
procedimiento judicial, al beneficiario
respectivo, una vez comprobada la
muerte e identificado apropiadamen-
te el sucesor.
2. La Ley 18 de 1959 sobre cuentas
bancarias cifradas, en desuso pero
vigente, establece en sus artículos
9 y 10, que en caso de fallecimien-
to de alguna de las personas autori-
zadas para girar contra una cuenta
conjunta, los sobrevivientes podrán
continuar girando contra la misma;
y los poderes para retirar fondos no
se extinguen por el fallecimiento del
poderdante.
3. La Ley 42 de 1984, por la cual se
regulan las expresiones “y”, “y/o” y
“o” en las cuentas bancarias de de-
pósito de dinero a nombre de 2 o más
1...,2,3,4,5,6,7,8,9,10 12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,...68
Powered by FlippingBook