revista-158 - page 18

18
Centro Financiero
US$ 4,480,000,000,000. De acuerdo con
Tax Justice.net, la evasión de impuestos
global ronda en US$ 3,100,000,000, la
mayor parte de esa suma proviene de los
países que forman el G7, es decir el 43%.
El GAFI fue creado en 1989 en Paris du-
rante la Cumbre de Ministros del G-7
como el “Grupo de Acción Financiera
sobre Lavado de Dinero”, es de acuerdo
con lo que indica su propio sitio web, un
“Cuerpo intergubernamental para desa-
rrollar y promover políticas para combatir
el lavado de dinero y el financiamiento
del terrorismo”, reconociendo la amena-
za que estas actividades tienen para con
el sistema financiero.
Preguntémonos: ¿Es la evasión fiscal una
amenaza al sistema financiero? La res-
puesta es: el GAFI está a las órdenes del
G7 y la OECD, y ellos son los que más
evasión fiscal sufren. De allí que ahora en
la última reforma de las 40 Recomenda-
ciones se incluya la evasión fiscal.
Por ello pregunto: ¿Podemos decir con
seguridad que el daño que esta evasión
causa es igual al daño que causa el cri-
men organizado?
Si la respuesta es no, entonces ¿no creen
que debemos meditar con cuidado si de-
bemos distraer nuestro precioso tiempo,
los recursos invertidos en el área de cum-
plimiento, para dedicarnos a encontrar a
los evasores fiscales vs los que realmen-
te pueden y hacen daño en nuestra so-
ciedad?
El blanqueo de capitales y el financia-
miento del terrorismo tienen graves con-
secuencias para nuestro país, que son:
• La seducción con altas sumas de di-
nero a jóvenes de escasos recursos
para involucrarse en actividades del
crimen organizado creando maras o
pandillas que cada día crecen en toda
la geografía nacional;
• Corrompen instituciones policiales,
judiciales, gubernamentales afectan-
do directamente a la paz social y la
gobernabilidad de un país.
• Los costos gubernamentales se in-
crementan para ampliar su actividad
preventiva y punitiva contra la delin-
cuencia.
• El terrorismo genera grandes pérdi-
das de vida y desestabiliza grupos y/o
gobiernos.
• Afectan a las instituciones financieras
en cuanto a su reputación e imagen
ante la sociedad donde sirven, y hoy
en día, globalmente.
Con esto no quiero decir que apoyo la
evasión fiscal. Muy por el contrario, no-
sotros todos debemos pagar nuestros im-
puestos, e incentivar a nuestros clientes,
locales y extranjeros a que cumplan con
sus deberes ciudadanos.
Pero bajo ninguna circunstancia pode-
mos equiparar a la evasión fiscal con la
gravedad que el crimen organizado impli-
ca para nuestra sociedad.
Todas las instituciones financieras han
invertido sumas millonarias en recursos
humanos y equipo para formar parte de
esa lucha contra el blanqueo de capita-
les y el financiamiento del terrorismo.
No podemos ahora permitir convertirnos
en agentes fiscales no sólo de Estados
Unidos, que nos han forzado a hacerlo,
sino también de los países europeos que
tienen la intención inclusive de proponer
intercambio automático de información
entre 120 países y crear un impuesto
“corporativo” uniforme a nivel mundial.
Resuelven la incapacidad que tienen de
encontrar las soluciones a sus problemas
internamente, presionando a los países
pequeños como si ellos fueran los culpa-
bles de la evasión fiscal de sus propios
ciudadanos. Mantienen altos niveles de
impuestos, incentivando aún más la eva-
sión. Deben revisar sus sistemas fiscales
y sus controles buscando cómo pueden
lograr que sus ciudadanos cumplan con
sus deberes fiscales.
Esa es la única forma de luchar contra la
evasión y no buscar al sistema financiero
como el tonto útil que hace la labor que
ellos no saben hacerla con efectividad.
Por ello creo firmemente que nosotros
en Panamá, debemos evitar incluir la
evasión fiscal como delito precedente al
blanqueo de capitales, a pesar de ser una
recomendación del GAFI.
1...,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17 19,20,21,22,23,24,25,26,27,28,...64
Powered by FlippingBook